En concreto, según fuentes bien informadas, se trataría de que el Estado compartiera una parte del salario de aquellos trabajadores que pudieran perder su empleo por la inactividad de su empresa. Ahora bien, siempre que no se rompiera la relación laboral. Es decir, siempre que no hubiera despidos.

Ver artículo completo en El Confidencial

NOTICIAS
LECTURAS
0
ENLACES
CLICKS LINKS
0
© 2020 AEEF