Una de las opciones es alargar la pista que está más cerca de la costa. La expansión plantea problemas políticos y medioambientales, que el grupo trata de resolver con compensaciones a los municipios afectados. El proyecto pretende desarrollar la condición de hub del aeropuerto barcelonés que le permita elevar el número de operaciones a 90 a la hora sobre las 78 actuales y realizar más vuelos intercontinentales.

El objetivo de la empresa, en la que el Estado tiene el 51% del capital a través de Enaire (antigua Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea), es incluir el proyecto en el Documento de Ordenación y Regulación Aeroportuaria (DORA) correspondiente al periodo 2022-2026 para cuya elaboración se deben tomar decisiones con mucha antelación. Eso exige debatir con las aerolíneas las nuevas inversiones y tener a tiempo los informes preceptivos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y la Dirección General de Política Económica, además de someterse a consulta del Comité de Coordinación Aeroportuaria.

Posteriormente, la propuesta debe enviarse a la Dirección General de Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Transportes. Según el calendario de Aena, este informe debe estar listo antes de marzo de 2021 para que definitivamente lo apruebe el Consejo de Ministros antes de septiembre de ese año. En diciembre este periódico adelantó que Aena prevé invertir 750 millones en la unión de las terminales 1,2 y 3 del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid Barajas.

Plan de ahorro energético

Aena quiere rentabilizar al máximo los terrenos baldíos junto a los aeropuertos. Además de un plan inmobiliario, implantará campos solares para autoabastecerse y ahorrar el 70% de la factura eléctrica. La compañía, que prevé reducir el 40% de la huella de carbono, tiene el objetivo de instalar paneles en 20 aeropuertos de los 46 que gestiona en España, principalmente en los que cuenta con terreno más liberado y más sol. Asimismo, prevé contar con el 100% de coches eléctricos en 2025.

Superar escollos políticos

El nuevo plan para El Prat es muy ambicioso pero necesita superar algunos escollos de índole política y medioambiental. En ese sentido, el presidente del grupo, Maurici Lucena, ha mantenido reuniones con los alcaldes de los municipios afectados, incluida la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, así como con representantes de la Generalitat y grupos de la oposición para poner en común el proyecto y lograr el apoyo que permita superar los obstáculos.

Ver artículo completo en El País

NOTICIAS
LECTURAS
0
ENLACES
CLICKS LINKS
0
© 2020 AEEF