Ahora bien, y como dice el viejo adagio del mercado, rentabilidades pasadas no son sinónimo de réditos futuros. Por tanto, el arranque del nuevo curso obliga a los ahorradores a replantearse las estrategias. ¿Qué puede ocurrir en los mercados en 2020? A priori, el entorno económico es algo más favorable que hace 12 meses. Las tensiones arancelarias se van atemperando y las previsiones de consenso apuntan a una cierta aceleración del crecimiento mundial, aunque siempre por debajo de la media que se registró tras la salida de la Gran Recesión. Este diagnóstico no quiere decir que los inversores se puedan dormir en los laureles. Los expertos consultados avisan de los baches que podrían venir, reconocen que las rentabilidades quizá no sean tan buenas como en 2019 y recuerdan que, en un contexto condicionado por los tipos de interés negativos, quien quiera pescar beneficios tendrá que estar dispuesto a asumir ciertos riesgos.

Ver artículo completo en El País

NOTICIAS
LECTURAS
0
ENLACES
CLICKS LINKS
0
© 2020 AEEF